Páginas

17 de diciembre de 2013

Emprendedores, Emprendidos y Software de Gestión

¡Ay! ¡Cuánto se les llena la boca a muchos con los palabros nuevos que en seguida se ponen de moda! ¡Y cuántas subvenciones perdidas en falsos mecenazgos! Hoy voy a hablar de un programa servicio que apunta alto, con mucha calidad y mejor soporte.

Se trata de Anfix, una suerte de programas de gestión y contabilidad basados totalmente en la nube, que permitirán a empresas y autónomos realizar sus gestiones operativas desde cualquier lugar (oficina, vivienda, hotel...) y sin licencias por usuario o puesto. Por supuesto, sin olvidarse, de facilidad de uso y de ir adaptándose a los cambios sociales y legislativos (con la ventaja de que al tratarse de un servicio en la nube, siempre estarás usando la última versión del programa, sin tener que actualizar nada, ni tener requerimientos extras, ni hacer backups, ni pagar por licencias de nuevas versiones).
Además de las ventajas o desventajas de tratarse de un servicio 100% en la nube (sólo necesitaremos un navegador y no importa el sistema operativo que usemos), contamos con un gran equipo de soporte que desde luego, demuestran cada día lo que vale su trabajo. Tanto en la asistencia totalmente online (chat), en la gestión de la knowledge base (base de datos de conocimientos y preguntas y respuestas), como en el mantenimiento de un catálogo realmente extenso (y en constante crecimiento) de vídeos explicativos para que la autoayuda sea realmente efectiva. No hay más que echar un vistazo a su canal de youtube para darse cuenta de que estos chicos van realmente en serio. Es importante reseñar que disponen también de un teléfono totalmente gratuito (900 846 924) de soporte.


Como programas de facturación, podemos encontrarnos con un módulo de facturación (anfix FacturaPro) con dos "sabores": FacturaPro Servicios para empresas o autónomos que se dediquen sobre todo a dar servicios, y FacturaPro Comercio  para los que se dediquen sobre todo al almacenaje y compra/venta de productos. El primero se especializa en la gestión de empleados, proyectos, tareas y seguimiento de horas dedicadas, mientras que el segundo tiene su punto fuerte en la gestión de stock, almacenes, y la lógica gestión de compra/venta. Por supuesto, ninguno se olvida de lo básico (presupuestos, facturas, cobros, informes...) y además, todo lo que hacen lo hacen realmente bien (y fácil). Soporta la importación de datos desde Sage FacturaPlus para mayor facilidad si venimos de esa plataforma. También (y esto es muy útil en la época de crisis que vivimos) te permiten conocer en todo momento la situación financiera y riesgo comercial de los clientes a través de eInforma.com, y esto de un modo totalmente integrado.

En cuanto anfix ContaPro, pues es lo que tiene que ser, ajustándose en todo momento a los cambios tanto legales como fiscales, con la ventaja de estar permanentemente sincronizado con anfix FacturaPro para tenerla siempre al día. Por supuesto, genera con un sólo clic todos los modelos de IVA, retenciones e impuestos para presentarlos directamente en Hacienda. Es totalmente personalizable en la elección y configuración de nuestro Plan General Contable, así como en el diseño de nuestros estados financieros (Cuenta de Pérdidas y Ganancias y Balance de Situación).

Los precios, además, son realmente asequibles y no suponen ningún quebranto para la muy pequeña empresa o autónomo: desde 9,90€/mes (o 99,00€/año) para FacturaPro Servicios, o 19,90€/mes (o 199,00€/año) para FacturaPro Comercio, hasta 29,90€/mes (299,00€/año) para anfix ContaPro. Aún así, es totalmente gratis para nuevas empresas (menos de un año de vida) y ONGs. Debemos recordar que todos los programas disponen unas características (que en la competencia son de pago y no precisamente baratas) que le hacen realmente único:
  • Licencias infinitas tanto por equipo como por usuario
  • Actualización permanente
  • Soporte técnico gratuito
  • Formación gratuita
  • Almacenamiento en la nube (sin servidores, sin riesgo de virus, ni necesidad de backups...)
Si quieres, puedes probar todos los servicios de anfix totalmente gratis durante un mes (sin tener que gastarte el dinero en algo que luego puede que no se adapte a tus necesidades.

Además, y esto es algo en lo que quiero ahondar, en anfix llevan el concepto de emprendimiento social a una nueva dimensión, permitiendo el uso (con muy pocas limitaciones) de un moto TOTALMENTE GRATUITO (¡Olé!) de todas sus aplicaciones a aquellos que están empezando y todavía no disponen del flujo de caja suficiente como para permitirse estos gastos.

Así, FacturaPro Servicios y anfix ContaPro son totalmente gratuitos para aquellos que no facturen más de 50.000€ al año y FacturaPro Comercio también lo es para quien no facture más de 120.000€ anuales.


Si hasta ahora el negocio de estos programas de facturación era vender el paquete (la caja) con los CDs (o disquetes) y licencias, anfix aporta un sabor totalmente nuevo al mercado. Fresco y, sobre todo, coherente con la sociedad en la que vive, apoyando al nuevo emprendedor (de verdad, no con chiquilicuatradas) desde la base, esperando de él su compromiso pero sólo cuando le empiece a ir bien. ¿Es o no es un concepto distinto?

Con la ventaja de poder llevar en tu portátil tu gestión empresarial íntegra. Y de que si se rompe éste, te bastará con usar cualquier tablet u ordenador para poder seguir tu trabajo normalmente, sin absolutamente ningún cambio.

Os insto a los que os hayáis independizado del mercado laboral (estéis pensando hacerlo o estéis en proceso), a darle una oportunidad a esta solución. Estoy totalmente seguro de que os va a hacer descubrir un nuevo modo de ver vuestra facturación y, sobre todo, de usarla. De tener una menor dependencia de una infraestructura (servidores, copias de seguridad, licencias, límites de usuarios...) que ni necesitáis para vuestro negocio y que no tenéis por qué conocer.

PD: Si a alguno se le ocurre preguntarlo (que estamos en España -lamentablemente- y nos conocemos todos), os adelanto ya que todos los programas de anfix soportan multiempresa (facturación en A y en B, para que nos entendamos).